El Vitalismo. La Voluntad de Poder. El Superhombre

August 13, 2017 | Author: Diana Bernal | Category: Friedrich Nietzsche, Morality, Reason, Greek Tragedy, Nihilism
Share Embed Donate


Short Description

Download El Vitalismo. La Voluntad de Poder. El Superhombre...

Description

El vitalismo. La voluntad de poder. El superhombre La Filosofía de la vida comprende un conjunto de corrientes filosóficas surgidas a mediados del siglo XIX y fuertemente influida por el desarrollo de la biología. Por vida se entiende de modo general el movimiento, el transcurrir, el fluir constante, el devenir, ya que la realidad es cambio, evolución, transformación. La razón que exige algo estable, fijo, inmutable, no puede captar ese dinamismo. Se recurre entonces a las facultades irracionales: la intuición, como captación directa de la realidad, la experiencia estética o la experiencia mística. La realidad ya no se puede explicar con conceptos, sino sugerir con metáforas. El conocimiento es ahora una experiencia, una vivencia. El vitalismo de Nietzsche constituye la corriente más externa dentro de la filosofía de la vida. Influido por Schopenhauer, distingue entre realidad aparente y la viviente. La razón nos da el mundo de los fenómenos, equilibrado, sereno, ordenado. La vida nos da la pasión, la contradicción, el caos, el cambio. Para aclarar esta relación entre esos dos principios, razón y vida, recurre Nietzsche a la simbología mítica de los griegos: Dionisos y Apolo, que son los dos dioses más significativos en la formación de la cultura griega. Afirma que la tragedia clásica griega nos muestra los dos principios que componen la realidad. En la tragedia griega el dios Dionisos representaba los valores de la vida, es el dios del vino, de la salud, de la fecundidad, es la imagen de la fuerza instintiva, de la efervescente. El hombre dionisíaco vive en plena armonía con la naturaleza. Por el contrario Apolo representa los valores de la razón, es el dios de la luz, de la proporción, de la medida, del equilibrio y de la serenidad, lo encontramos en la obra bella, equilibrada y perfecta. El hombre apolíneo enmascara la realidad sometiéndola a la razón. Nietzsche considera que la Grecia presocrática no olvidó a ninguno de estos dioses: en el equilibrio griego apolíneo encontramos la pasión dionisíaca. En la tragedia se manifestaban los dos órdenes de valores con oposición inconciliable: la vida y la razón. La tragedia es una valiente aceptación de la vida a pesar del dolor que comporta. En ella los sentimientos y pasiones luchan contra las normas morales e intelectuales. Pero al llegar Sócrates y Platón comenzó la decadencia. Los elementos morales e intelectuales se impusieron y se inició el predominio de lo que es lógico y racional, es decir, de los valores apolíneos por encima de los dionisíacos. Nietzsche se convirtió en el gran defensor de la actitud dionisíaca, de la aceptación de la vida tal como es con el dolor y la muerte, criticando la huida ante la vida, la renuncia a la vida, actitud que para él comienza con Sócrates y continua con los cristianos, y con ellos toda la cultura occidental, ha rechazado la vida o le ha tenido miedo.En la realidad hay dolor y destrucción, ahora bien, el camino para enfrentarse a esta realidad no es la renuncia, ni el ascetismo, sino el arte, un arte que afirma la vida en su plenitud. Este arte se había manifestado en la tragedia griega, y en la filosofía de Heráclito, y luego en el drama musical de Wagner, que es también un artista trágico en sus primeras obras. La voluntad de poder es el a energía vital que nos lleva a actuar con el fin de autoafirmarnos. No es querer el poder sino adquirir poder sobre uno mismo. Aunque brota del cuerpo, expresa todo aquello en que nos hemos convertido y desde donde creamos nuestros propios valores. Se trata de un impulso ligado al cuerpo por lo que es inconsciente. De la misma manera que el cuerpo tiene un esqueleto, tiene una voluntad de poder que le empuja a ejercer una fuerza y a defenderse de las que actúan sobre él; Es previa a la Razón que junto con los pensamientos son instrumento de los instintos. Cuando la conciencia cree dar órdenes, es el cuerpo el que dicta. La voluntad de poder siempre es cambiante y

diferente; Para afirmarse necesita oposición, exige resistencia. Por eso la voluntad de poder siempre está insatisfecha; va buscando enemigos. Necesita de la sensación desagradable para crecer. Su visión del hombre es trágica. La voluntad de Poder no busca la paz del alma sino la actividad permanente; Carente de finalidad externa. La voluntad de poder se quiere a sí misma, con el fin de una continua actividad. Nos separamos así de un hedonismo cuyo placer último es el bien; Es creativa, proponer nuestra propia visión del mundo nos exige ser diferentes. No en vano se llama procrear a engendrar más vida; La voluntad de poder es libertad; como hacer lo que nos pide el cuerpo. Mi libertad acaba allí donde mi voluntad de poder acabe; Hay un abanico de acciones que puede abarcar, es diversa. La voluntad de poder tiene como objetivo la elevación de la vida; es decir, el afinamiento de los sentidos para un aumento de confianza en uno mismo. Por ello la vida es un el criterio para valorar las acciones humanas. Por eso podemos clasificar la teoría de Nietzsche como vitalismo. El vitalismo es la conclusión que se deriva de un pensamiento que propone como premisa la voluntad de poder, la fuerza vital. Nos encontramos ahora con dos formas de afrontar la vida: Vida ascendente a la que le corresponde una voluntad de poder fuerte y en la que placer es tratado como victoria. (salud); y la vida descendente a la que le corresponde una voluntad de poder débil y en la que el placer se encuentra en el reposo. (enfermedad) Aquel hombre, defensor de valores humanistas, que tenga una vida ascendente alcanzará a un nuevo ser. Él superhombre, cargado de potencia, el cual crea unos valores que defiende y vive en torno a ellos. Así se terminará con la pasividad de la sociedad de tener una concepción de un mundo mejor, pero no hacer nada por ella. Este superhombre representa el ser libre que disfruta de su propia existencia. Su modo de vida es una existencia de diversión entregada al destino. En relación a la teoría expuesta, el modo de hacer de un superhombre se corresponde con: una moral de señores, una doctrina filosófica del perspectivismo que sostiene que toda percepción e ideación tiene lugar desde una perspectiva particular, y por último, una voluntad de poder máxima. El superhombre aparece en uno de los mensajes de Zaratustra. Es el hombre del futuro que vivirá cuando se haya realizado la transformación de los valores y se haya cumplido la defunción de la cultura occidental. El superhombre encarna los valores de la época presocrática. El hombre es un animal no fijado, es defectuoso porque tiene que hacerse a sí mismo dentro de la libertad. Pero el hombre corre el peligro de fijarse, de convertirse en animal doméstico, perdiendo la voluntad de poder, el deseo de superación constante que es su principal valor. El último hombre se ha quedado en el nihilismo negativo. Es el hombre que vive el triste final de una civilización cuyos valores ya están muertos, el hombre de la vida moderna que sólo busca la comodidad, el placer cotidiano, sin plantearse metas ni ideales. Es necesario superar esta situación y seguir por un camino ascendente. El superhombre es una esperanza, un puente, un estar en camino, es la superación de Dios y del nihilismo, es la afirmación de la vida como voluntad de poder, es creador de nuevos valores y aniquilador de los antiguos. Es el que da sentido a la vida humana pero fundamentándose sólo en este mundo terrenal. El superhombre tiene en sí mismo la fuente de todo valor y de toda verdad. Posee el sentido de la tierra, se comporta como un ser amoral con la inocencia de un niño, se aparta de la multitud y crea su propia moral. No es una raza nueva, sino una nueva forma de ser hombre, aceptando el devenir.

Característica es la voluntad de poder, capacidad de imponerse, de no someterse. El deseo de ser más, de autosuperarse, de demostrar fuerza creciente, ya que todo esto es vida ascendente. El superhombre está más allá del bien y del mal. Él es su propia norma. En la moral tradicional los débiles han elevado a virtudes sus miserias. El superhombre impondrá la moral de los señores, que son los fuertes, los dominadores, los que confían en sí mismos, no tienen simpatías ni compasión, son soberbios y arrogantes. En el primer discurso de Zaratustra expone las tres metamorfosis del espíritu que indican el camino del hombre hacia el superhombre: el espíritu se convierte en camello, el camello en león y el león en niño. El camello, simboliza a los que obedecen ciegamente se arrodillan y reciben su carga, soportan obligaciones sociales y obedecen a la ley moral y a los valores tradicionales. El camello que quiere ser más se transforma en león, animal que se deshace de cargas opresoras. Simboliza el nihilista que rechaza los valores tradicionales y se libera de yugos y lucha. Pero el león tiene que transformarse en niño para vivir libre de prejuicios y crear una nueva tabla de valores. El niño es inocencia y olvido. Es capaz de crear cosas nuevas y está más allá del bien y del mal. Es libertad verdadera, vive la existencia como una aventura y un juego. El superhombre es la síntesis del mensaje de Nietzsche y representa al hombre nuevo que surge tras la crítica a los valores de la cultura occidental que Nietzsche se propone destruir a lo largo de toda su obra.

View more...

Comments

Copyright © 2017 KUPDF Inc.
SUPPORT KUPDF